.

.
"En el intento 2010" fue el diario de un pescador en las modalidades de Spinning desde costa o embarcado y Jigging en la isla de Fuerteventura, se tuvieran o no capturas expresar las sensaciones de cada salida, sensaciones de éxito o frustración según se desarrollaran las jornadas de pesca, en soledad con el medio o acompañado.

Dejaré el formato "diario", hablaremos de temas relacionados con el Spinning y el Jigging, sean capturas, equipos, complementos, etc...




sábado, 31 de julio de 2010

90ª VACACIONES

07h/10h
Pues eso, que estoy estrenando mis vacaciones y que mejor manera que salir a buscar escamosos.

Me planto en el pesquero al que Antonio tiene tantas ganas de ir, creo que le ahorrare un viaje. No es desconocido para mi, tanto a surf casting como a spinning lo he catado en varias ocasiones y me ha dado resultados en forma de Pejerreys, Bailas, Lubinas y Sargos, pero no es un pesquero que tenga como apetecible.

Tanto el mar como el viento están en condiciones de pesca, incluso prometedor por color del agua y espuma muy sugerente. Pero todo se ha quedado en eso, un par de Pejerreys de cuarta y dos deditos es todo lo que me ha proporcionado.

Desde el pesquero veo una punta que me atrae y sobre ella varios pescadores de Vieja con cuerno, así que dado que necesitan estar bien arrimados al veril, me he dicho; “recoge y vete a ver”.

Desde el coche veo que la bajada está a distancia considerable del lugar en cuestión y decido continuar camino a ver si hay otra forma de bajar, pero no. Más adelante otro coche me indica otro pesquero, me asomo y veo otro pescador de Viejas abajo.

Conozco el pesquero y se que la bajada tiene su cosilla y que hace mucho tiempo decidí que por allí no volvía, pero pueden más las ganas y desde arriba el pesquero no para de decirme; “baja, baja…” y eso hago.

Paso los tres tramos que me ponen de los nervios y por fin estoy junto al agua. He descargado absolutamente todo lo que tengo dentro de la riñonera, es increíble pero no he visto una triste persecución. El de las Viejas ha sacado una mini talla y ya cerca de mí otra muy buena de las coloradas, precioso animal, tenía previsto fotografiarla pero su dueño se ha marchado antes que yo.

Vuelvo a la escalada camino del coche volviendo a decir aquello tantas veces dicho de; “más nunca”, creo que ésta vez lo cumpliré. No estoy hecho para la escalada, me pone muy nervioso.

Seguimos en el intento…

3 comentarios:

Marco dijo...

Nucho cuidado con esos riscos.... No es para bromas... Ayer, precisamente lo peor le ocurrio a un pescador en el acantilado del Valle de Santa Ines..... (Betancuria)


saludos y a disfrutar de las holidays

Y digo yo dijo...

Cierto Marco, no merece la pena, lo curioso es ver a los otros dos pescadores, me sacaban unos años más y hasta muchos kilos incluso, llevan toda la vida bajando por ahí...hasta que...

Femés Elvira, dijo...

Hay que andarse con ojo...